El uso del índice de calidad del aire (ICA) en la gestión ambiental

The use of air quality index (AQI) in environmental management

 


Osvaldo Cuesta Santos, Antonio Wallo Vázquez y Arnaldo Collazo Aranda
Centro de Contaminación y Química Atmosférica, Instituto de Meteorología de Cuba, Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA), Cuba.
e-mail: ocuesta@met.inf.cu



Resumen
El índice de calidad del aire (ICA) se considera un indicador global de la calidad del aire en un momento determinado o día y en una estación de monitoreo concreta. El ICA se ha de interpretar como un indicador orientativo de la calidad del aire enfocado al público en general. Los especialistas deberán tener en cuenta otros factores a la hora de estudiar los niveles de contaminación.

Se estudia el comportamiento de la contaminación atmosférica utilizando el ICA en dos puntos de monitoreo en Regla, donde se miden los contaminantes principales: SO2, NO2 y partículas suspendidas totales. Se encontró que las partículas y el NO2 son los contaminantes que más contribuyen al deterioro de la calidad del aire, lo que ocurre con mayor frecuencia-días con categorías Deficiente y Mala, y muestran un incremento en las categorías Pésima y Crítica. Se dan las recomendaciones necesarias para la reducción de la contaminación del aire. Se recomienda la utilización de este ICA para la evaluación de la contaminación del aire en los asentamientos humanos como una buena herramienta para la información y la gestión ambiental. Se propone una escala visual para mejorar y facilitar la comprensión del público.
Palabras clave: Calidad del aire, índice de calidad del aire, contaminación atmosférica, dióxido de azufre y dióxido de nitrógeno.

Abstract
The air quality index (AQI) is considered a global air quality index in a particular moment or day and in a specific monitoring station. The AQI is to be interpreted as a guiding air quality index for the general public. Specialists should take into account other factors when studying the pollution levels.

The behaviour of air pollution is studied by using the AQI in two monitoring points in Regla, where the main pollutants are measured: SO
2, NO2 and total suspended particulates. It was founded that particulates and NO2 are the pollutants that  contribute most to the air quality deterioration, which occurs with greater frequency-days in the categories Poor and Bad, and show an increase in the categories Terrible and Critical. The necessary recommendations for the reduction of air pollution are given. The use of this AQI for assessing air pollution in settlements is recommended as a good tool for environmental information and management.
A visual scale is proposed to improve and facilitate the public’s understanding.
Key words: Air quality, air quality index, air pollution, sulphur dioxide and nitrogen dioxide.

Introducción
Los trabajos de diagnóstico de la contaminación atmosférica revisten una importancia primordial para la selección e instrumentación de medidas que permitan una adecuada armonía entre las diversas actividades que se ejecutan en un territorio, de forma tal que no se perjudique el medio ambiente y sean compatibles las diferentes actividades socioeconómicas.

El índice de calidad del aire (ICA) es un indicador global de la calidad del aire en un momento determinado o día y en una estación de medida en concreto. El ICA se ha de interpretar como un indicador orientativo de la calidad del aire enfocado al público en general. Los especialistas habrán de tener en cuenta otros factores a la hora de estudiar los niveles de contaminación, como será la sinergia entre contaminantes, el efecto de sustancias no evaluadas, la presencia de compuestos no perjudiciales pero sí molestos, etcétera.

El ICA resultante del día viene determinado por aquel contaminante que nos da la concentración con más incidencia negativa sobre la salud de las personas. Es importante entender que el ICA no es el resultado de hacer una media de una serie de valores, sino que resulta una cifra que pondera la aportación de la concentración medida de cada uno de los contaminantes a la calidad del aire.

El presente trabajo estudia la calidad del aire utilizando un índice de calidad del aire (ICA) en dos puntos de monitoreo durante tres años (2001-2003), durante los cuales se midieron los contaminantes principales: SO2, NO2 y partículas suspendidas totales (PST). Para los contaminantes monitoreados se analizó su comportamiento respecto al índice utilizado y se dieron las recomendaciones necesarias para la reducción de la contaminación del aire.

Materiales y métodos
Las estaciones de monitoreo utilizadas fueron Casablanca y Regla, donde se midieron las concentraciones de los contaminantes principales durante el período del 2001 al 2003 de forma simultánea. Estas estaciones están situadas en la zona de la ribera este de la bahía de La Habana y dan cobertura suficiente para conocer la contaminación atmosférica en el municipio Regla. La localidad presenta una intensa actividad industrial y portuaria. En sus márgenes se asientan dos centrales termoeléctricas (a partir del 2001 dejaron de prestar servicio), una refinería de petróleo y otras industrias más pequeñas que también contribuyen con sus emisiones a la contaminación del aire.

La cercanía de estas potentes fuentes contaminantes, así como el intenso tráfico de medios de transporte automotor, ferroviario y marítimo, y la alta densidad de población hacen de esta zona una de las más afectadas por la contaminación atmosférica dentro de la ciudad de La Habana [Cuesta y Cabrera, 1994 y Cuesta, et al., 2002]. La Estación de Casablanca debido a su ubicación al norte y en la localidad del mismo nombre recibe poca influencia de las fuentes de la ciudad, aunque en determinadas situaciones meteorológicas se produce una marcada influencia de estas fuentes [Cuesta, et al., 2002].

Los contaminantes muestreados fueron el SO2, el NO2 y las partículas suspendidas totales (PST), que son algunos de los principales compuestos propios de las zonas urbanas. Los datos obtenidos responden a muestras diarias y se tomó una serie de tres años comprendida desde el 2001 hasta el 2003.

Los valores obtenidos de las mediciones y análisis químicos de los contaminantes estudiados se realizaron según las metodologías del Centro de Contaminación y Química Atmosférica (CECONT), del Instituto de Meteorología, que se rigen por lo general por las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Meteorológica Mundial (OMM) para el muestreo, análisis químico y procesamiento de la información [WHO, 1980 y 1997; y WMO, 1990].

La situación de la calidad del aire o grado de contaminación del aire en los asentamientos humanos se evalúa mediante el índice de calidad del aire (ICA), el cual fue establecido en la Norma Cubana 111:2002, que incluye una escala de seis categorías: Buena, Aceptable, Deficiente, Mala, Pésima y Crítica. El ICA se determina utilizando como criterio el valor resultante del cociente de las concentraciones reales de cada uno de los contaminantes, tomando como denominador las concentraciones máximas admisibles (Cma) correspondientes al período evaluado y que están establecidas en la Norma Cubana 39:1999.

De acuerdo con el tipo de toxicidad específica de cada contaminante principal, se establece la evaluación del ICA (Tabla 1) de cada contaminante para un período diario e instantáneo, o ambos:

* Índice de valor 0: Corresponde a un nivel de concentración inferior al límite de detección del método analítico normalizado.
* Índice de valor 100: Corresponde al valor (100 %) de la Cma del contaminante principal evaluado según la NC 39:1999, en mg·m–3.
* Índice de valor 200: Corresponde a un valor de concentración real que supera en dos veces la Cma del contaminante principal evaluado, según la NC 39:1999. Se evalúa sucesivamente hasta el índice de valor 500.

Tabla 1. Equivalencia del índice tomando como referencia las concentraciones
máximas admisibles (Cma) promedio diarias e instantáneas
Contaminante principal Índice 100.
Calidad aceptable

Índice 300.
Límite inferior de calidad pésima

Índice 500.
Límite inferior
de calidad crítica
Diario Horario Diario Horario Diario Horario

Dióxido de azufre (SO2)

0,05

0,5

0,15

1,5

0,25

2,5

Dióxido de nitrógeno (NO2)

0,04

0,085

0,12

0,255

0,2

0,425

Partículas en suspensión totales (PST)

0,1

0,3

0,3

0,9

0,5

1,5

Partículas en suspensión
≤10 mm (PM10); partículas torácicas

0,05

No
se aplica

0,15

No se
aplica

0,25

No
se aplica

Monóxido de carbono (CO)

3

5

9

15

15

25

Ozono (O3)

No se aplica

0,08*

No se
aplica

0,24

No se
aplica

0,4

Nota: Para evaluar el ICA diario para PST se asume la Cma media diaria de 0,1 mg.m–3, correspondiente a polvos con contenido 350 % de óxido de silicio (SiO2) en la NC 39:1999.

Una vez determinada individualmente la concentración promedio diaria o instantánea de cada contaminante principal, se divide por la Cma correspondiente al contaminante y período evaluado. El valor así obtenido, de acuerdo con su magnitud, se interpola linealmente en la categoría pertinente, de acuerdo con los límites establecidos en la tabla 2, y se calculan los subíndices correctos.

Tabla 2. Relación entre el índice de calidad del aire y posibles implicaciones sanitarias relacionadas con cada categoría de calidad
Índice Categoría Comentarios

0-79

Buena No sobrepasa 79 % del valor de la Cma prescrito en la
NC 39:1999. Óptima calidad sanitaria del aire. Supuesta protección de toda la población (aunque no puede asegurarse que no sobrepase el umbral de respuesta de efectos adversos en individuos aislados).

80-99

Aceptable No supera 99 % de la Cma. Comienza el deterioro de la calidad del aire. Posible aparición de efectos leves en individuos o grupos de alta susceptibilidad (variabilidad individual de umbral de respuesta a los efectos) de muy difícil detección aun por investigaciones.

100-199

Deficiente Sobrepasa entre 100-199 % el valor de la Cma prescrito
en la NC 39:1999. Ligero incremento en la frecuencia y severidad de los efectos adversos agudos y crónicos
en la población general y principalmente en personas con enfermedades cardiovasculares, respiratorias y alérgicas,
y en otras de elevada susceptibilidad, solo detectables mediante investigaciones muy específicas y sensibles.

200-299

Mala

Supera entre dos y tres veces (200-300 %) el valor de la Cma. Aumento de la frecuencia y gravedad de los efectos adversos en grupos de alta susceptibilidad y en la población en general, ya medibles mediante investigaciones específicas a escala individual y ecológica, basadas en registros de morbilidad. Da lugar a una situación de atención.

300-499

Pésima

Supera entre tres y cinco veces el valor de la Cma.
Está en dependencia del incremento de la concentración del contaminante y el tiempo de exposición continua, el aumento de la frecuencia y gravedad de efectos adversos en los grupos de alta susceptibilidad y en la población en general. Da lugar a una situación de alerta.

≥500

Crítica

Se supera el límite de cinco veces la Cma, lo que da lugar
a un incremento aún mayor del riesgo o probabilidad de ocurrencia de los efectos adversos sobre la salud de la población en general y en grupos de riesgo; esto se traduce en un evidente incremento agudo de la morbilidad
y mortalidad que sobrecarga los servicios asistenciales.
Da lugar a una situación de emergencia ambiental.

Resultados y discusión
Se analiza el comportamiento de la calidad del aire mediante las diversas categorías del índice (ICA) en las dos estaciones de monitoreo y por cada contaminante en específico, y finalmente se realiza el estudio del índice en general, pues la norma establece que el índice de ese día corresponde al mayor valor de los índices correspondientes de cada uno de los contaminantes muestreados.

Al observar la marcha mensual (Tabla 3) del ICA referido al material particulado (PST) en la estación de Regla se puede inferir que la categoría de calidad del aire Mala presenta mayor cantidad de días que las restantes durante todos los meses. El máximo ocurre en enero con 1989. La categoría Pésima ocurre con mucho menos frecuencia, pero su máximo de ocurrencia está asociado a los meses de diciembre a marzo. Durante el mes de febrero se repitieron los días con categoría Crítica con mayor frecuencia. De este análisis podemos concluir que durante el período poco lluvioso se produce la mayor afectación en la calidad del aire y pueden aparecer los más importantes efectos a la salud.

Tabla 3. Aplicación del ICA para las PST en la Estación de Regla (mensual)
Índice Categoría E F M A M J J A S O N D
0-79 Buena 0 0 0 0 5 1 7 5 0 1 1 0
80-99 Aceptable 0 0 4 0 1 0 1 0 0 0 0 1
100-199 Deficiente 0 5 19 12 17 4 0 0 16 21 22 0
200-299 Mala 89 57 52 63 54 76 77 74 65 63 61 73
300-499 Pésima 3 14 16 13 13 9 5 8 8 7 5 16
>500 Crítica 1 8 2 2 3 0 3 6 1 1 1 3

El análisis anual del material particulado (Tabla 4) arrojó siempre que hay una marcada cantidad de días muy superior a las demás categorías en la de calidad del aire Mala con su máximo de 317 en el 2001. También son apreciables los registros observados en la Pésima
y la Crítica, que aunque son mucho menores que la categoría Mala se aprecia su máxima incidencia durante el 2003 con 66 y 21 casos, respectivamente.


Tabla 4. Aplicación del ICA para las PST en la Estación de Regla (anual)
Índice Categoría 2001 2002 2003 TOTAL
0-79 Buena 0 0 20 20
80-99 Aceptable 1 0 6 7
100-199 Deficiente 17 34 65 116
200-299 Mala 317 300 187 804
300-499 Pésima 25 26 66 117
>500 Crítica 5 5 21 31

En el total general de todos los años se mantiene la categoría Mala con la mayor cantidad de casos: 804. Se observa que las PST durante este período pudieron provocar un aumento de la frecuencia y gravedad de los efectos adversos a la salud, sobre todo en grupos de alta susceptibilidad, fundamentalmente en el último año analizado. En la Estación de Casablanca no se pudo muestrear este contaminante.

Desde el punto de vista mensual, para el NO2 medido en la Estación de Regla (Tabla 5) la categoría de calidad del aire Deficiente registra la mayor cantidad de días en junio y julio, con 43 casos. Dentro de las categorías Buena y Aceptable ocurre un número considerable de casos; en la categoría Crítica ocurren muy pocos casos, y la mayoría está concentrada en febrero y marzo, con 7 y 14, respectivamente.

Tabla 5. Aplicación del ICA para el NO2 en la Estación de Regla (mensual)
Índice Categoría E F M A M J J A S O N D
0-79 Buena 24 25 27 40 46 8 15 33 22 33 33 26
80-99 Aceptable 20 22 12 19 20 19 20 37 27 40 27 28
100-199 Deficiente 23 15 23 14 25 43 43 17 18 9 27 21
200-299 Mala 16 7 14 13 0 17 10 1 13 4 2 7
300-499 Pésima 10 8 3 4 2 3 3 4 10 6 1 9
>500 Crítica 0 7 14 0 0 0 2 1 0 1 0 2

Al estudiar el NO2 de forma anual en la Estación de Regla (Tabla 6), se puede observar que en la categoría de calidad del aire Aceptable ocurre la mayor cantidad de días durante el 2002, con 153. Durante el 2003 aparecen 27 casos en la categoría Crítica, los únicos que se registran durante todo el período estudiado. En los tres años estudiados tenemos que la categoría Buena tiene mayor frecuencia de ocurrencia, con 332 casos. La categoría Aceptable presenta 291 casos. Las categorías Deficiente y Mala tienen una frecuencia de ocurrencia de 278 y 104, respectivamente. En estas categorías puede ocurrir un ligero incremento en la frecuencia y severidad de los efectos adversos agudos y crónicos en la población en general,
y principalmente en personas con enfermedades cardiovasculares, respiratorias y alérgicas,
y en otras de elevada susceptibilidad, solo detectables mediante investigaciones muy específicas y sensibles.

Las categorías Pésima y Crítica presentan su máximo durante el 2003, lo cual puede dar lugar a un incremento aún mayor del riesgo o probabilidad de ocurrencia de los efectos adversos sobre la salud de la población en general y en grupos de riesgo, que se traduce en un evidente incremento agudo de la morbilidad y la mortalidad y da lugar a las situaciones de alerta y emergencia ambiental.

Tabla 6. Aplicación del ICA para el NO2 de Regla (anual)
Índice Categoría 2001 2002 2003 Total
0-79 Buena 131 100 101 332
80-99 Aceptable 127 153 11 291
100 199 Deficiente 104 98 76 278
200-299 Mala 1 14 89 104
300-499 Pésima 2 0 61 63
>500 Crítica 0 0 27 27

En la Estación de Casablanca la aplicación del ICA refleja la poca influencia que tienen las fuentes potentes de emisión de contaminantes sobre la localidad. En estudios anteriores [Cuesta, et al., 1994, 2000 y 2002] se plantea que solo bajo condiciones sinópticas que provocan vientos de componente sur y en condiciones de poca dispersión y calmas se producen afectaciones de las fuentes antrópicas potentes de los alrededores. Para el caso del NO2 en Casablanca se encontró que solo ocurrieron diez casos en la categoría Aceptable y dos en la Deficiente durante los tres años de estudio. El resto de los días tienen la categoría de Buena. Para el caso del SO2, en las estaciones de Casablanca y Regla tenemos que siempre ocurre la categoría de Buena.

El índice general de la calidad del aire (anual), calculado a partir de los valores máximos diarios (Tabla 7), muestra la mayor frecuencia de ocurrencia en la categoría Mala durante el 2001. Esta misma categoría ocurre con mayor frecuencia durante el 2002 y el 2003, pero decreciendo a 305 y 172 casos, respectivamente. La ocurrencia de las categorías Pésima y Crítica aumentan considerablemente durante el 2003, lo cual implica un deterioro de la calidad del aire en el territorio de Regla.

Tabla 7. Aplicación del ICA general (anual)
Índice Categoría 2001 2002 2003 Total
0-79 Buena 0 0 6 6
80-99 Aceptable 1 0 4 5
100-199 Deficiente 19 31 57 107
200-299 Mala 313 305 172 790
300-499 Pésima 27 24 83 134
>500 Crítica 5 5 43 53

 

 

 

 

 

En cuanto a la cantidad de días en cada categoría por meses (Tabla 8) estos se observan en su mayoría en las de Deficiente y Mala. En la categoría Mala, la más frecuente, encontramos un máximo en enero con 82 casos. En el trimestre junio-agosto existe un máximo relativo con valores por encima de 70 casos.

Las más altas incidencias, sobre todo en la Crítica, aparecen en febrero y marzo, poniéndose de manifiesto de nuevo que el período poco lluvioso del año es en el que se producen las mayores afectaciones con efectos adversos a la salud y una mayor cantidad de días con posibilidad de ocurrencia de las situaciones de advertencias ambientales.

Tabla 8. Aplicación del ICA general (mensual)
Índice Categoría E F M A M J J A S O N D
0-79 Buena 0 0 0 0 2 0 1 2 0 1 0 0
80-99 Aceptable 1 0 1 0 1 0 1 0 0 0 0 1
100-199 Deficiente 0 6 21 8 20 0 5 2 5 17 22 1
200-299 Mala 82 54 47 66 52 79 76 71 70 65 61 67
300-499 Pésima 9 11 9 14 15 11 7 11 14 8 6 19
>500 Crítica 1 13 15 2 3 0 3 7 1 2 1 5

De todo el análisis anterior se desprende que el material particulado y el NO2 son los que están produciendo mayores afectaciones en la calidad del aire de la zona de estudio. EL ICA presenta gran número de días en la categoría de Deficiente y Mala; esto se produce incluso en la categoría de Pésima y Crítica.

Los programas de descontaminación del aire en los asentamientos humanos se deben ejecutar sobre la base de los niveles o categoría del índice de calidad del aire determinado por los datos obtenidos en el proceso de vigilancia. Cuando la categoría de la calidad del aire se valore de Mala, se deben intensificar las acciones de vigilancia y control de las fuentes emisoras y de monitoreo ambiental. Además, se establecerán planes a diferentes plazos dirigidos a impedir su incremento y lograr su progresiva reducción.

Cuando la categoría de la calidad del aire se valore de Pésima se implementará de inmediato un plan de medidas urgentes de control de las fuentes emisoras, dirigidas a impedir el empeoramiento y lograr una rápida mejoría de la situación, mediante la inmediata reducción de las emisiones principales, a la vez que se notificará de la situación a las autoridades sanitarias del territorio con vistas a la toma de medidas de control preventivo y asistencial correspondientes; se intensificará también el monitoreo ambiental dirigido a evaluar el comportamiento de la situación ambiental y la efectividad de las acciones de control establecidas.

Cuando la categoría de la calidad del aire alcance la categoría de Crítica se implementará de inmediato un plan de medidas urgentes de control de las fuentes emisoras, previamente elaborado, dirigidas a impedir el empeoramiento y lograr por todos los medios disponibles y factibles la rápida mejoría de la situación, mediante la reducción inmediata de todas las emisiones posibles del territorio sin el comprometimiento de los servicios básicos esenciales para la sociedad, a la vez que se notificará de inmediato la situación a las autoridades sanitarias del territorio con vistas a la toma de medidas de control preventivo y asistencial correspondientes; se intensificará el monitoreo ambiental dirigido a evaluar el comportamiento de la situación ambiental y la efectividad de las acciones de control establecidas.

Escala visual
El índice de calidad del aire puede ser representado en una escala de valores y colores, y es utilizado por las autoridades ambientales para mostrar al público la limpieza o contaminación del aire. Cuando el ICA se representa con los colores verde y amarillo (valores del ICA menores de 99), la calidad del aire se considera satisfactoria para la mayoría de la población. Valores de la calidad del aire por encima de 100 (naranja, rojo) son considerados como perjudiciales a la salud humana, sobre todo a grupos sensibles de la población; y los colores púrpura y marrón corresponden a valores del ICA por encima de 300, los cuales producen el aumento de la frecuencia y gravedad de efectos adversos en grupos de alta susceptibilidad y en la población en general. En la tabla 9 se aprecia la correspondencia entre el valor del ICA, su categoría, sus implicaciones en la salud humana y la escala de valor propuesta. Para la aplicación de la escala de colores se tomaron como referencia los índices utilizados por la [EPA, 2003] y el índice de calidad del aire para las Islas Canarias.

Tabla 9. Relación entre el índice de calidad del aire y posibles implicaciones
sanitarias relacionadas con cada categoría de calidad
Índice Categoría Implicaciones sanitarias Color
0-79 Buena  Óptima calidad sanitaria del aire (aunque no puede asegurarse que no sobrepase el umbral de respuesta de efectos adversos en individuos aislados). Verde
80-99 Aceptable Comienza el deterioro de la calidad del aire. Posible aparición de efectos leves en individuos o grupos de alta susceptibilidad (variabilidad individual de umbral de respuesta a los efectos), de muy difícil detección aun por investigaciones. Amarillo
100-199 Deficiente Ligero incremento en la frecuencia y severidad de los efectos adversos agudos y crónicos en la población en general y principalmente en personas con enfermedades cardiovasculares, respiratorias y alérgicas, y en otras de elevada susceptibilidad, solo detectables mediante investigaciones muy específicas y sensibles. Naranja
200-299 Mala Aumento de la frecuencia y gravedad de los efectos adversos en grupos de alta susceptibilidad y en la población en general, ya medibles mediante investigaciones específicas a escala individual y ecológica, basadas en registros de morbilidad. Da lugar a una situación de atención. Rojo
300-499 Pésima En dependencia del incremento de la concentración del contaminante y el tiempo de exposición, continúa el aumento de la frecuencia y gravedad de efectos adversos en los grupos de alta susceptibilidad y en la población en general. Da lugar a una situación de alerta. Púrpura
≥500 Crítica Se incrementa aún más el riesgo o probabilidad de ocurrencia de los efectos adversos sobre la salud de la población en general y en grupos de riesgo, que se traduce en un evidente incremento agudo de la morbilidad y mortalidad que sobrecarga los servicios asistenciales; da lugar a una situación de emergencia ambiental. Marrón

Conclusiones y recomendaciones
Las PST son el contaminante que presenta los mayores valores del índice de calidad del aire durante el período muestreado en la Estación de Regla, aunque el NO2 también está incidiendo en el deterioro de la calidad del aire. En la Estación de Casablanca el ICA mostró que en general la calidad del aire es Buena.

El índice general de la calidad del aire (anual), calculado a partir de los valores máximos diarios, muestra la mayor frecuencia de ocurrencia en la categoría Mala durante el 2001. Esta misma categoría ocurre con mayor frecuencia durante el 2002 y el 2003, pero decreciendo a 305 y 172 casos, respectivamente. La ocurrencia de las categorías Pésima y Crítica aumentan considerablemente durante el 2003, lo cual implica un deterioro de la calidad del aire en el territorio de Regla.

En cuanto a la cantidad de días en cada categoría por meses, estos se observan en su mayoría en las de Deficiente y Mala. En la categoría Mala la más frecuente encuentra un máximo en enero, con 82 casos. En el trimestre junio-agosto existe un máximo relativo con valores por encima de 70 casos.

Las más altas incidencias, sobre todo en la Crítica, aparecen en febrero y marzo, lo que pone de manifiesto que el período poco lluvioso del año es en el que se producen las mayores afectaciones con efectos adversos a la salud y una mayor cantidad de días con posibilidad de ocurrencia de las situaciones de alerta y emergencias ambientales.
Se propone el uso de la escala de colores asociada al ICA como una forma rápida y de fácil comprensión para la población.

Se recomienda la utilización de este ICA para la evaluación de la contaminación del aire en los asentamientos humanos como una buena herramienta para la información y la gestión ambiental. En Cuba se utiliza por primera vez este índice como parte de la Norma Cubana (NC111:2002): «Reglas para la vigilancia de la calidad del aire en asentamientos humanos».

Bibliografía
Cuesta-Santos, O.; A. Collazo, A. Wallo, P. Sánchez y R. Labrador. «Utilización de un índice de calidad del aire (ICA) en asentamientos humanos. Resultados preliminares», en Revista Cubana de Meteorología. Vol. 9, No. 2, 2002.
Cuesta-Santos, O. y A. Cabrera. «El NO2 troposférico en diferentes sistemas meteorológicos en dos localidades de la Ciudad de La Habana». Atmósfera, vol. 7, No. 1,
31-46, 1994.
Cuesta-Santos, O., et al. «Caracterización del medio ambiente atmosférico en la ribera este de la bahía de La Habana». Informe Técnico. La Habana: Instituto de Meteorología, 2000.
pp. 226.
EPA (2003): http://epa.gov.
NC 39:1999. «Atmósfera. Requisitos higiénico-sanitarios».
WHO. Analysing and Interpreting Air Monitoring Data. Geneva: GEMS, WHO-UNEP, offset publication, No. 51, 1980. 53 pp.
WHO. Healthy Cities Air Management. Information System. AMIS 1.0, 1997.
WMO. Compendio de Meteorología. Química Atmosférica y Meteorología de la Contaminación del Aire,. vol. II, Parte 6, No. 364, 1990. pp. 237.