Uso y abuso de la teja translucida

Por Bruno HENRÍQUEZ

Una teja de plástico colocada en el techo de una construcción proporciona una iluminación durante el día que permite ahorrar la electricidad de las lámparas eléctricas, pero...

Un elemento transparente (A)

al dejar pasar la luz permite ver

sin distorsión los cuerpos del otro lado,

aunque la intensidad sea menor.

Un elemento translúcido (B)

dispersa la luz que deja pasar,

por lo que no permite ver con

nitidez los cuerpos del otro lado,

pero distribuye la iluminación

de manera uniforme.

teja7.gif (11832 bytes)

Para lograr una mejor iluminación en el interior de los locales se utilizan ventanas y lucernarios.

Estos son elementos constructivos a través de los cuales pasa la luz y en los que se utilizan materiales transparentes y translúcidos que favorecen la entrada de la luz diurna.

La luz diurna tiene tres componentes principales: la radiación solar directa, la radiación reflejada en las nubes y otros objetos externos, así como la luz dispersada proveniente de la bóveda celeste.

Entre los elementos usados para dejar pasar la luz se encuentran los vidrios de diferentes tipos y materiales plásticos, fundamentalmente de policarbonato, acrílico o poliéster tanto transparentes como translúcidos, coloreados o no. Los más usados en la actualidad son precisamente los materiales translúcidos en forma de placas lisas o de tejas acanaladas

Un elemento es translúcido, cuando deja pasar parte de la luz visible, pero no permite ver con nitidez los objetos que se encuentran del otro lado, como se observa en la figura.

Entre los elementos de construcción translúcidos uno de los más utilizados en Cuba es la teja acanalada de poliéster, con un soporte de un material llamado maylard y un colorante preferiblemente verde o azul, para atenuar la intensidad de la luz que lo atraviesa y con un coeficiente de transmisión entre 0,65 y 0,80; pues si resulta más claro (>0,8) puede causar deslumbramiento y si resulta más oscuro (<0,65) no cumple con la finalidad para la que fue diseñado.

El uso de este material de construcción en forma de tejas es de mucha utilidad, pues permite disponer de niveles de iluminación adecuados en el interior de los locales. En muchas naves industriales su aplicación ha permitido un considerable ahorro de energía.

Efecto térmico de la teja translúcida

Cuando la luz solar penetra en un local que tiene paños de vidrios fijos se puede producir el efecto invernadero. Este efecto también ocurre cuando la radiación penetra a través de las tejas translúcidas

Al colocar la teja translúcida se debe tener en cuenta no sólo la iluminación que se va a obtener sino también el efecto térmico.

Un área excesiva de superficie translúcida puede incrementar el efecto invernadero en el interior de los locales.

Esto es conocido y se puede apreciar desde el momento mismo en que se instala la teja y es iluminada por el Sol; sin embargo, por todas las ciudades del país se pueden ver cafeterías, restaurantes y tiendas en las que se han colocado techos de tejas translúcidas que producen en los usuarios calor y deslumbramiento.

Ha proliferado por toda la capital el uso, que se convierte ya en abusivo, de las tejas translúcidas. Por todas partes podemos ver en áreas de parqueo, cafeterías, servicentros techos inclinados de plástico de colores, que van desde el blanco lechoso hasta el azul celeste y que además de dejar pasar los rayos visibles de la luz solar, aumentan el efecto invernadero.

Nos preguntamos entonces si quienes colocan la teja, o quienes mandan a hacerlo, alguna vez han pensado en la posibilidad de que ellos mismos podrán estar algún día sentados en ese lugar. O si calcularon cual debería ser el gasto de energía cuando se trate de ventilar el local, además de las molestias que se le causan a las personas que deben permanecer allí, como trabajadores, durante todo el día.

Teja translúcida y bienestar

En la década de los ochenta se desarrolló el uso de esta teja en muchas construcciones cubanas y se emitieron documentos para regular su aplicación.

Estas se destinaban principalmente a naves industriales y almacenes, donde se producía un ahorro considerable de electricidad, al no necesitarse la iluminación artificial.

                              teja5.jpg (20017 bytes)

                                 Elemento translúcido usado en un país de clima templado

Esto no evitó que en muchos lugares se instalaran las tejas , no según las indicaciones sino según la opinión individual de alguien que no tuvo en cuenta el calor excesivo que penetraría en los locales.

Así, somos testigos de una proliferación de terrazas, cafeterías y garajes techados con tejas translúcidas en las que no se puede permanecer por el calor y la iluminación excesivos.

En la empresa Habana in Bond al este de la capital, en 1993 se produjo una situación peculiar, porque en las naves de los almacenes se alcanzaban temperaturas tan altas que se deterioraban las mercancías, algunos envases explotaban y otros se derretían.

Se nos pidió una opinión para tratar de resolver el problema, así al realizar las observaciones y mediciones en el lugar, encontramos que las tejas translúcidas para la iluminación natural se habían colocado por la aplicación de un programa de cálculo de iluminación que no tenía en cuenta la carga térmica producida en el interior de los locales, y que había sido aplicado por personal que sólo conocía el cálculo de la iluminación y no todos los aspectos de la física ambiental necesarios para brindar una consultoría o el asesoramiento a un proyecto de ese tipo.

                               tejas6.jpg (17042 bytes)

                                Cubierta de tejas translúcidas en países de altas latitudes

La teja translúcida no es un techo adecuado para las construcciones, ni para los espacios abiertos, a pesar de que se vea muy bonito en las películas y fotografías que aparecen en las revistas extranjeras.

Muchas veces se copian modelos arquitectónicos, adornos y hasta la ropa de otros países donde las condiciones meteorológicas son muy diferentes de las de nuestro país aun cuando sea verano para ellos.

                               tejatran.jpg (37960 bytes)

                                             El uso indiscriminado de la teja translúcida

                         en viviendas sin tener en cuenta las condiciones climáticas de nuestro país

 

En muchos de esos países la radiación solar es menor y las características climáticas, en general, son diferentes a las de Cuba.

En nuestra latitud y sobre todo en pleno verano, el efecto que producen cuando se colocan en exceso es más de molestia que de disfrute.

                                tejas7.jpg (24195 bytes)

                                          Cubierta de tejas translúcidas en EXPOCUBA

En muchas de las instalaciones de Cuba esta práctica obedece a una copia no razonada; no obstante, en las décadas de los setenta y ochenta se aplicaron las tejas translúcidas a naves industriales, con lo que se producía un ahorro considerable por iluminación natural sin que se incrementara en exceso el calentamiento por radiación y, por tanto, el consumo por ventilación o aire acondicionado.

¿Cómo se debe utilizar?

Aunque estamos presentando una crítica al uso excesivo de las tejas translúcidas, es válido aclarar que el no usarlas también es un gran error, pues en los locales donde se pueda disponer de luz diurna durante la mayor parte del día no es necesario utilizar la iluminación artificial y, por lo tanto, el consumo de energía eléctrica de la red se ve sustituido por el uso de la energía de la iluminación natural.

Para alcanzar un nivel de iluminación que no resulte molesto y evitar un calentamiento excesivo por radiación, se deben colocar sólo algunas tejas de este tipo, cuando más una cantidad entre 8% y 10% del área total de cubierta, en dependencia de la función a que se dedique el local.

Otro factor importante es la altura a la que se debe colocar un techo o cubierta tanto de asbesto (fibrocem), zinc o de material translúcido por causa de la radiación que deja pasar. Se recomienda que sea siempre superior a 4 m, pues si no el calentamiento producirá molestias a las personas y, en muchos casos, daños a los equipos y productos que allí se encuentren.

Se debe tener en cuenta que alcanzar un nivel de iluminación alto implica que también habrá una entrada alta de calor por radiación.

Otros elementos translúcidos o transparentes utilizados en las cubiertas pueden dar una iluminación adecuada, como se puede apreciar en el Pabellón Central de EXPOCUBA, en el vestíbulo del Hotel Habana Libre, en el domo del Coliseo de la Ciudad Deportiva y en muchas fábricas del país donde se instalaron las tejas trans-lúcidas para ahorrar electricidad.

Podemos también citar la fábrica pleenex en La Habana, la fábrica de calderas de Sagua La Grande, y el combinado cítrico de Jagüey Grande.

El uso de las tejas translúcidas debe hacerse según las recomendaciones dadas en los documentos del Ministerio de la Construcción, en los libros de textos universitarios sobre iluminación y en los manuales de los fabricantes de estos materiales, para evitar las molestias mencionadas.

Se observa también, en muchos lugares, que una vez instaladas las tejas en exceso, al sentirse las molestias, se cubren con pintura.

Se recomienda tanto para la teja translúcida como para cualquier otro elemento, no usarlo sólo porque está de moda o no usarlo porque se considere inútil sin analizar antes qué efecto puede tener y cuál sería la mejor forma de su utilización.