La bomba de soga

Alejandro Montecinos Larrosa
Escritor y periodista. Ingeniero mecánico.
Director de la Editorial CUBASOLAR.
Tel.: (537) 2059949
E-mail: editora@cubasolar.cu


La sabiduría popular logró conformar,
con un poco de ingenio y una simple soga,
un equipo que supera en eficiencia
y sustentabilidad a todos los mecanismos conocidos para el bombeo manual de agua.

 

Una soga, un cubo y una roldana pudieran parecer los ingredientes que permiten al hombre un menor gasto energético para elevar agua manualmente, en volúmenes significativos, desde un pozo. Difícil imaginar un dispositivo que logre satisfacer con tanta sencillez y eficacia esta vital necesidad humana; pero la bomba de soga desafía cualquier intento de cristalizar el conocimiento técnico y tecnológico en función del abastecimiento de agua.

La bomba de soga no reconoce derecho de autor, porque los pueblos le añaden su propia astucia y sapiencia. Nunca llega a la perfección, porque se renueva en cada proyecto. Siempre seduce, porque logra acercarnos al agua con sustentabilidad y respeto hacia la naturaleza.

¿Qué es la bomba de soga?

Es una bomba manual para la extracción de agua desde un pozo u otra fuente hasta la superficie o nivel deseado, con un mínimo de esfuerzo físico.

Constituye una tecnología apropiada para Cuba y los países del Sur por su bajo costo, sencillez, eficiencia y, sobre todo, porque su fabricación, instalación, mantenimiento y explotación pueden ser asumidos por las comunidades mediante sus propios recursos.

El equipo se utiliza para el abasto de agua a la población y la ganadería, y para el riego a pequeña escala, fundamentalmente en zonas rurales y periurbanas, aunque se utiliza con aceptación en las ciudades con deficiente suministro de agua. La bomba de soga sustituye la energía convencional, protege el medio ambiente y contribuye a lograr un desarrollo sostenible.

Esta tecnología se conoce, según las traducciones en los diferentes idiomas occidentales, como bomba de cuerda, rope pump, pompe à corde. En América Latina se adoptó la palabra cuerda según las tradiciones locales: bomba de mecate, en Nicaragua; bomba de lazo, en Guatemala; bomba de soga, en Perú y Cuba.

Las tecnologías precursoras de la bomba de soga son, en el sentido cronológico, el cigoñal o shaduf, la noria, la noria con cadena y la bomba de cadena (Fig. 1).



Fig. 1. Esquemas de bombeo de agua: 1. Shaduf o cigoñal. 2. Noria. 3. Noria con cadena.
4. Bomba de cadena. 5. Bomba de soga.

Principio de funcionamiento
La bomba de soga constituye un circuito cerrado entre la fuente de agua y la superficie o nivel deseado, mediante una soga sinfín en la que se disponen pistones de goma u otro material, a intervalos determinados (Figs. 2 y 3).



Fig. 2. Diferentes modelos de bombas de soga en su versión manual.

La soga asciende por un tubo de subida, pasa por una polea motriz y baja libre hasta la fuente de agua. En la parte inferior se coloca una guía que facilita la entrada de la soga y los pistones en el tubo de subida.

Entre los pistones y el diámetro interior del tubo de subida, generalmente de PVC, existe una holgura mínima para disminuir el desgaste de los pistones y el interior del tubo, el cual es irregular en dimensiones y rugosidad superficial.

Los pistones se mueven en una sola dirección y, cuando llegan arriba, el agua bombeada se desvía hacia el usuario.
Al accionar la polea motriz, los pistones que ascienden por dentro de la tubería empujan la columna de agua hacia arriba por su parte superior, y succionan otra columna de agua por debajo.

Existen diferentes modelos de bombas de soga, pero todos tienen el mismo principio de funcionamiento.

Componentes de la bomba
La bomba de soga ha experimentado transformaciones en cada país, por su inherente capacidad de adaptarse a las posibilidades tecnológicas y la capacidad productiva de cada lugar. En particular, prevemos un diseño que integre la fusión de piezas estandarizadas por la industria y el comercio contemporáneos, con elementos concebidos en las comunidades a partir de los procesos de soldadura, fundición y otros, que permitan disminuir los costos y facilitar la intercambiabilidad de sus componentes.

No obstante, a continuación se describen las sugerencias más aceptadas en la práctica nacional e internacional.

Estructura o base. Soporte que permite la colocación de la polea motriz con su eje y manivela, de forma tal que esta quede sobre el pozo. La estructura puede ser construida de madera o de perfiles metálicos, como platinas, angulares, cabillas, etc. El diseño varía en dependencia de las características constructivas del pozo (Fig. 2).
 


Fig. 3. Principales componentes para el funcionamiento de la bomba de soga:
1. Soga.
2. Pistones.
3. Polea motriz.
4. Guía inferior.
5. Tubería de subida.
6. Tubería de descarga.
7. Pozo.

Polea. Puede ser construida de madera o de metal, revestida de goma, o utilizar las pestañas de neumáticos deteriorados. Esta última es la forma más usual. Las pestañas se unen de forma invertida mediante grapas, a las que se van fijando los rayos, de alambrón o cabilla, y los rayos se fijan al centro de la polea (Fig. 4).


Fig. 4. Una forma de asumir el diseño de la polea motriz: En el centro de los rayos, en forma de estrella, se suelda el buje, y en las puntas, las grapas, en las cuales se colocan las pestañas de neumáticos deteriorados, unidas de forma invertida.

Manivela. De madera o metal, se fija al centro de la polea y a la estructura mediante bujes o cojinetes que permiten la rotación. Las manivelas pueden ser simples o dobles, en dependencia del esfuerzo a realizar, y siempre en sus extremos deben estar provistas de manillas, para no dañar al usuario.

Bujes o cojinetes. Permiten la rotación de la polea, accionada por el usuario mediante la manivela. Pueden ser simples tubos fijos a la estructura o base, por los que gira el eje de la polea, o sistemas más complejos como los cojinetes industriales. Para mejorar la fricción se recomiendan bujes de bronce, metal-metal y teflón. Este último es un polímero ligero, resiste la corrosión y el impacto, funciona como aislante eléctrico y, adicionalmente, es fácil de maquinar, características que le confieren prioridad a su uso cuando se decide realizar una producción seriada.

Tubería.
El tubo de subida debe ser de PVC o manguera plástica. El diámetro a utilizar depende de la profundidad del pozo y en su ensamblaje deben cumplirse algunos requerimientos básicos. El extremo inferior del tubo de subida debe tener forma de campana que permita el paso fluido de la soga y los pistones, sin daño para estos últimos.
.En caso de utilizar tubos, el empalme de la columna debe hacerse por emboquillado, fijando cada empalme mediante ligas de cámara de autos, o con una goma especial. Se recomienda utilizar dos ligas estiradas longitudinalmente, para mantener la unión comprimida. En el extremo superior de la tubería de subida debe acoplarse un diámetro mayor, provisto de la conexión (Tee) que permite el desvío del agua hasta el recipiente. Con esto también se logra la estabilidad en el flujo de agua que se recibe y se evitan pérdidas por la parte superior. El tubo guía, utilizado sólo en pozos tubulares de pequeños diámetros, siempre debe tener mayor diámetro que el de subida, pues su objetivo es guiar la soga y proteger los pistones de las irregularidades de la pared del pozo.

Pistones. Los más recomendables son los de goma, pero se utilizan también de madera dura, plástico y otros materiales. Su diámetro se determina en dependencia del diámetro interior de la tubería de subida, de forma tal que exista una holgura entre ellos para evitar el atasco total (Fig. 5). La durabilidad de este elemento depende de la calidad del material y de su correcto uso. La distancia a que van colocados se determina a partir de la holgura mencionada, o sea, mientras mayor sea la holgura menor será la distancia entre los pistones. Sin embargo, la distancia entre pistones será mayor en la medida en que aumente la profundidad del pozo. En ocasiones, los pistones construidos de goma o plástico tienen forma de campana, con su periferia flexible y un centro rígido. La distancia entre pistones varía de 0,5 a 5 m; pero comúnmente es de 2 m.


Los experimentos realizados con pistones, con láminas flexibles o sin ellas, de diámetros iguales al diámetro del tubo de subida, muestran que las bombas con láminas flexibles en los pistones bombean más agua con relación a los pistones tradicionales, en regímenes y parámetros similares de las bombas utilizadas.Fuerzas ejercidas sobre pistones de diferentes formas: a) fuerza de fricción del tubo sobre el pistón hacia abajo, y b) fuerza im-pulsora de la soga sobre el pistón hacia arriba.
1. Tapa superior. 2. Lámina flexible. 3. Tapa inferior. 4. Tubo de subida. 5. Soga. 6. Pasadores.

Guías. Se construyen de metal, madera dura y de cerámica esmaltada; esta última es la más recomendable para alargar la vida de la soga y los pistones. La forma de la guía puede ser variada. Guías de profundidad. Su función básica es guiar la soga y los pistones al girar hacia arriba, además de permitir la entrada fluida a la tubería de subida (Fig. 6). De esta guía pende el contrapeso. Guía superior. Generalmente, se utilizan rodillos de cerámica esmaltada o aisladores eléctricos y su función es, en el caso de pozos tubulares, guiar la soga y los pistones hacia la entrada del pozo, para eliminar fricciones perjudiciales (Fig. 7).

Contrapeso. Su función principal es mantener la tubería en una posición lo más perpendicular posible, y puede ser una piedra, un bloque, algún pedazo de metal u otro cuerpo pesado.

Soga. Preferiblemente de nailon y su diámetro oscila entre 5 y 10 mm, en dependencia al diámetro del tubo de subida. En la práctica, su vida útil es de 2 años, aproximadamente.
 


Fig. 6. Guía inferior o de profundidad construida con un segmento de tubo de PVC, al que se une una roldana de madera dura mediante un eje y dos tuercas.


Fig. 7. Guía superior construida
con un aislador eléctrico y fijada
al poste de una bicibomba, con
descarga a un tanque elevado.

Sistema de bloqueo o freno. Este elemento se incorpora para impedir el retroceso de la polea en sentido contrario al convenido, o accionar la polea en sentido opuesto. Así se evitan roturas en el equipo.

Características técnicas
El equipo tiene un alto rendimiento y bombea grandes caudales: desde 2 L/s a una profundidad de 5 m hasta 0,2 L/s a 40 m (Tab. 1). La bomba permite su utilización de forma intensiva.

Tabla 1. Diámetros recomendados de polea y tubo de subida.

Diámetro del tubo
de subida (mm)

12,7-19,05

19,05

38,1-50,8

Profundidad
de bombeo (m)

15-40

5-15

hasta 5

Paso máximo
entre pistones (m)

3

2

1,5

Caudal estimado
de bombeo (L/s)

0,2-0,7

0,2-1

1-2

Mientras mayor sea el diámetro interior del tubo de subida, y la velocidad de los pistones aumente, mayor será la eficiencia de la bomba. Otro elemento que influye en la eficiencia de la bomba de soga es la holgura entre el diámetro de los pistones y el diámetro interior del tubo de subida.

Además de su fácil construcción, operación y mantenimiento, la bomba de soga se caracteriza por su gran adaptabilidad, porque puede instalarse en pozos con profundidades mayores de 40 m, permite bombear agua más arriba del nivel del suelo, y puede ser accionada manualmente, por un malacate (tracción animal), un motor (energía eléctrica convencional), un sencillo molino de viento (energía eólica) o por celdas fotovoltaicas (energía solar).

La eficiencia de la bomba de soga alcanza más de 80 % (prácticamente más del doble de otras bombas manuales) y su costo es de 2 a 3 veces menor que las de émbolo. El mantenimiento y la reparación son sencillos, basados fundamentalmente en el cambio de la soga, los pistones y pintura, como mínimo a los dos años de explotación (Tab. 2).
 
Fig. 8. Molde para fabricar pistones inyectados.
1. Apertura de inyección.
2. Parte hembra.
3. Inserto.
4. Parte macho.

Tabla 2. Vida útil promedio de las principales piezas
componentes de la bomba de soga.

Pistones

aprox. 18 meses

Soga

aprox. 24 meses

Tuberías

más de 48 meses

Guías

más de 48 meses

Polea motriz

más de 48 meses

Estructura

más de 48 meses

Instalación
Inicialmente se debe comprobar la limpieza del pozo, de modo que esté libre de raíces u otras suciedades que puedan obstruir el funcionamiento de la bomba. Con posterioridad, se debe determinar el nivel del espejo del agua y la profundidad total del pozo.

Para la instalación de la bomba se deben realizar las siguientes acciones:
* Fijar la tubería de descarga a la parte superior de la tubería de subida.
* Fijar la guía de profundidad a la parte inferior de la tubería de subida, mediante ligas, teniendo en cuenta que la parte libre es opuesta a la descarga y que es necesario colocar o conformar una campana de entrada.
* Fijar los pistones a la soga, a la distancia necesaria, mediante nudos. Cuando los pistones no tienen el mismo diámetro, se crea un «vacío».
* Pasar la soga con pistones por dentro de la tubería de descarga y a través de la guía de profundidad, para amarrar los extremos en la parte superior. Tener cuidado para no colocar los pistones al revés.
* Colocar contrapeso al final del tubo de subida.
* Colocar la estructura en la parte superior del pozo.
* Introducir en el pozo la columna de tubos y fijarla a la estructura.
* Pasar la soga por la polea, calcular su tensión y hacer el amarre final.
* Comenzar el accionamiento para el bombeo.

Mantenimiento y reparación
Las operaciones de mantenimiento son sencillas:
* En las primeras semanas de uso puede ser necesario tensar la soga, ya que los nudos tienden a alargarse. Para realizar esta operación se deben soltar las puntas y unirlas luego, cuando se haya obtenido la tensión necesaria para que la soga no patine sobre la polea.
* Con cualquier tipo de aceite se deben engrasar periódicamente los bujes o cojinetes del eje de la polea y la manivela.
* Es aconsejable revisar con periodicidad la fijación de la polea a la manivela y a la estructura.
* Se debe limpiar y pintar la bomba cada año para evitar la corrosión.
Las reparaciones más frecuentes, con un intervalo de 18 a 24 meses, son el cambio de los pistones y la soga (Tab. 2):
* Es aconsejable cambiar la soga cuando se detecte un desgaste pronunciado. Esta operación se realiza uniendo la soga vieja a otra nueva (similar, pero sin pistones). Con esa soga de apoyo se puede introducir otra nueva con pistones.
* Cuando la soga se rompe, antes de quitar la tubería del pozo se deja bajar una soga de apoyo con algún peso amarrado en uno de sus extremos. Después se quita la tubería del pozo y se introduce la soga nueva con pistones, con ayuda de la soga de apoyo.
* Si el problema radica en la obstrucción de la tubería por las suciedades del pozo, se debe sacar e intentar su limpieza, o sustituirla total o parcialmente.

Bomba de soga de torre
Esta variante de la bomba de soga permite solucionar el problema de elevar el agua, de forma manual, hacia un nivel superior a la superficie del pozo o fuente de abasto (Fig. 9).
El principio de funcionamiento es el mismo, con la diferencia de que en una torre o poste se sostiene una polea superior, el tubo de subida y la tubería de descarga. La fuerza motriz ya no se aplica en el punto más alto, sino a la altura del pozo con la polea motriz. La soga sube por dentro del tubo de subida hasta la parte superior de la torre, da la vuelta en la polea superior, que gira libremente, y desciende para envolver a la polea motriz en aproximadamente 270°antes de ser conducida por la guía superior hasta el tubo guía para entrar en el pozo.


Fig. 9. Bomba de soga de torre y detalle de la guía superior.

Como torre o poste puede utilizarse cualquier material que soporte el peso de los componentes y la fuerza ejercida para mover la soga.

La altura de bombeo comprende la suma de las alturas desde la superficie del suelo hasta el nivel en que se coloca la guía de profundidad dentro del pozo y desde la superficie del suelo hasta la tubería de descarga que tributa al tanque elevado, donde se almacena el agua bombeada que después se utiliza por gravedad. Como esta altura suele ser mayor que la habitual, en la polea se colocan dos manivelas para ser accionadas por dos personas y de esa forma aumentar la potencia de bombeo, como en la bomba de soga para grandes caudales, que adicionalmente tiene las características de mayor diámetro del tubo de subida, menores alturas de bombeo y, por lo tanto, pistones de mayor diámetro. Con este último modelo pueden alcanzarse 2 L/s a 10 m de desnivel de bombeo, con la acción de dos hombres.

Bomba de soga para el bombeo no vertical
No siempre la fuente de abasto es un pozo. En ocasiones se requiere bombear agua desde un río, presa, canal o acequia, y en esos casos la bomba de soga se presenta como un equipo difícilmente superable por la facilidad y el bajo costo con que se soluciona el problema (Fig.10).

Basta inclinar, en el ángulo necesario, el tubo de subida. Por las condiciones de trabajo, casi siempre se requiere añadir el tubo guía para facilitar el recorrido deseado de la soga con los pistones.

El resto de las especificaciones técnicas se comportan como en la bomba de soga para el bombeo desde un pozo.
 
Fig. 10. Bomba de soga para bombear agua
desde un río, una presa, un canal o una acequia.

Bicibomba
La bicibomba consiste en una bomba de soga de torre acoplada a una bicicleta, de forma tal que se pueda bombear agua hacia un recipiente elevado a partir de la energía del hombre al pedalear.

El equipo es sencillo y puede ser utilizado para el abastecimiento de agua en bases de campismo, centros turísticos, zonas rurales y zonas periurbanas. Es viable su empleo para el abasto de agua potable y para el uso doméstico, el riego a pequeñas parcelas y el abasto a la ganadería, de forma limitada (Fig.11).

La bicibomba funciona de igual forma que una bomba de soga de torre, con la diferencia de que la fuerza motriz no se ejerce con los brazos, sino con las piernas del hombre al pedalear y poner en movimiento la llanta (Fig.12). El caudal de agua bombeada depende de la relación de transmisión que se instale, el diámetro del tubo de subida, la altura de bombeo y el diámetro de la llanta. Teniendo en cuenta que el hombre desarrolla más potencia en las piernas que en los brazos (75 W), el accionar de la bicibomba implica menor agotamiento físico y mayor productividad.

Como elemento de referencia puede tenerse en cuenta que a una altura total de bombeo de 6 m, una relación de transmisión de 44/18, una llanta de 26 pulgadas y un tubo de subida de ¾ pulgadas, es posible bombear aproximadamente 2 L/s, con sólo 52 W de potencia requerida.
 


Fig. 11. Componentes de un modelo de bicibomba.
1. Cuadro.2. Ducha.3. Estructura o base.
4. Estructura de la roldana.5. Estructura o soporte.6. Guía.7. Llanta.8. Manubrio.9. Mecanismo de transmisión.10. Piscina.11. Pistones.12. Pozo.13. Roldana.14. Roldana-tensor.15. Sillín.16. Soga.17.Tanque.18. Tubería de descarga.19. Tubería de subida.20. Tuberíade desagüe.21. Viga-soporte.

Si se pedalea durante media ho-ra con los parámetros referidos, con la bicibomba se pueden almacenar 3 600 L (aproximadamente 3,5 ) en un tanque ubicado a 3 m de altura, si la fuente de agua se encuentra a 3 m de profundidad.


Fig. 12. Modelo de bicibomba, con una bicicleta construida
a partir de tubos galvanizados.

Como para las vacas lecheras la norma de consumo es de 140 L/día, con las condiciones descritas es posible satisfacer en ese tiempo las necesidades de agua a una vaquería de 25 animales.

Inicialmente, se deben tener las mismas precauciones que para la instalación de la bomba de soga. El mantenimiento y la reparación de la bicibomba son parecidos al de la bomba de soga, con la única diferencia de que debe lubricarse con periodicidad el mecanismo de transmisión de la bicicleta.

Bomba de soga con motor
Bajo esta denominación se incluyen los equipos accionados por motores de combustión interna o eléctricos, conectados a los sistemas convencionales de generación de electricidad (Fig.13). Esta propuesta no ha tenido mucho auge por incluir en su diseño elementos industriales que elevan el precio de los equipos y exigen el uso de combustibles fósiles. No obstante, amplían el uso de la bomba de soga de accionamiento manual cuando se requieren potencias mayores a la desarrollada por el hombre, fundamentalmente en profundidades de bombeo mayores de 40 m, y donde se necesitan grandes caudales en períodos prolongados.

El principio de funcionamiento es idéntico, sólo que la polea se acciona por el motor. Algunas experiencias señalan que con un motor de 2,5 kW pueden bombearse 12 m³/h desde 12 m de profundidad, ó 4,5 m³/h desde 40 m.
 
Fig. 13. Bomba de soga de torre con electrorreductor.

Se recomienda este modelo de bomba con fines experimentales, o bajo el seguimiento del fabricante o un centro de investigación.

Bomba de soga con molino de viento
La energía eólica puede, perfectamente, sustituir a la energía humana como fuente motriz de la bomba de soga. Como la potencia requerida no es grande, deben usarse molinos pequeños y sencillos, que logren captar vientos de velocidades inferiores a los 4 m/s y que permitan usar la bomba de forma manual en zonas de regímenes inestables de viento.
La mayoría de los modelos utilizados en Centroamérica tienen el inconveniente de que no permiten la rotación del molino a 360°. Esta limitación quedó superada con el diseño propuesto por el Grupo de Energía Solar (genSOL), basado en las experiencias del Centro Integrado de Tecnología Apropiada (CITA).

En este modelo, la polea o rueda motriz se mueve por un juego de poleas multiplicadoras (5), que recibe el movimiento por una rueda de fricción (6) que está en contacto con el disco (7) de un rotor eólico de eje vertical (Fig.14).

El tubo de subida (3), el rotor eólico (8) y los mecanismos de transmisión (4, 5, 6 y 7) están soportados por un tubo o estructura, que puede tener la altura deseada para aprovechar mejor la energía eólica y bombear a mayor altura.
 


Fig. 14. Diseño de molino de viento, de eje vertical, con bomba de soga.
1. Soga.
2. Pistones.
3. Tubo de subida.
4. Polea motriz.
5. Juego de poleas
multiplicadoras.
6. Rueda de fricción.
7. Disco.
8. Rotor eólico.
9. Estructura.
10. Tubo de descarga.
11. Guía.
12. Campana.
13. Pozo.

Aunque este tipo de modelo exige la instrumentación de procesos productivos y tecnológicos más complejos con relación a la versión manual de la bomba de soga, presenta como ventajas más visibles su alta eficiencia, gran confiabilidad, bombeo de grandes caudales y a grandes profundidades, y, sobre todo, bajos costos y más fácil construcción, montaje, operación y mantenimiento, con relación a los sistemas eólicos tradicionales.

Bomba solar
Los sistemas eléctricos alimentados por paneles fotovoltaicos pueden facilitar el abasto de agua mediante su conexión directa a bombas de corriente continua, o por medio de un inversor (DC/AC) a bombas de corriente alterna. El punto de rentabilidad de este sistema de bombeo se encuentra situado en función del costo de otro tipo de energía (líneas eléctricas, costo de operación, costo del combustible, etc.), donde se suma no sólo el costo de la inversión inicial, sino también el costo de mantenimiento de la instalación, que es ínfimo.

La bomba solar es una tecnología apropiada para aquellos lugares en los cuales no exista servicio eléctrico. El equipo fusiona dos tecnologías aparentemente contradictorias: el uso de la energía solar fotovoltaica junto a una tecnología popular (bomba de soga), pero de alta eficiencia. Esto permite aprovechar al máximo la energía disponible (Figs.15 y 16).

Las bombas solares que se han instalado en el país están compuestas por dos paneles solares de 30 W a 12 V conectados en paralelo, un regulador de voltaje, un banco de baterías con capacidad de 150 AH, un convertidor de 250 W (12 V DC / 110 V AC) que energiza un motor eléctrico de 121 W a 110 V, acoplado a un reductor con una relación de transmisión igual a 30, y a una bomba de soga de torre. Este diseño puede trabajar en zonas remotas donde no se disponga de un suministro constante de electricidad o de combustible, eleva el agua a más de 5 m de altura y asegura un caudal definido en unidad de tiempo, pues tiene el respaldo de las baterías, aunque su autonomía depende de la cantidad de horas diaras de bombeo.
 


Fig.15. En primer plano se encuentran un panel solar fotovoltaico, una batería
y un conversor; y en segundo plano, una bomba de soga de torre acoplada a un electrorreductor.



Fig.16. Secuencia de la instalación de una bomba solar.

La bomba solar puede ser utilizada en consultorios y casas del médico de la familia, escuelas rurales, campismos, centros turísticos, instalaciones sociales y objetivos económicos. Generalmente, se realiza la electrificación de la instalación, y la bomba solar puede formar parte del equipamiento para garantizar el suministro de agua potable y el riego a pequeñas parcelas.

Perspectivas

La bomba de soga ya comenzó su andadura en nuestro archipiélago. El mejor síntoma de su apropiación lo constituye el sentido de pertenencia que adquieren con respecto a ella las comunidades donde se instalan.

En los años difíciles de la crisis económica cubana de finales del siglo xx, muchas bombas de soga instaladas, incluso en repartos urbanos, se convirtieron en puntos de convergencia de los pobladores, quienes cuidan celosamente la integridad de sus componentes y realizan su mantenimiento.
 


Fig.17. Prototipo de bomba de soga, para pozos tubulares, utilizado como material de estudio en el Centro Integrado de Tecnología Apropiada (CITA).

Los modelos descritos de la bomba de soga con molino de viento y de la bomba solar, cumplen todos los requisitos de fiabilidad, eficiencia y sustentabilidad, para asumirse como alternativas realistas en dos programas con prioridad actualmente en el país: el abasto de agua potable a las comunidades de menos de 300 habitantes que no poseen acueducto, y la electrificación de las más de cien mil viviendas cubanas (aproximadamente, 4 % de la población) que no tienen servicio eléctrico desde el Sistema Electroenergético Nacional.
Adicionalmente, en el caso de la bomba solar con un mínimo de inversión puede solucionarse el abasto de agua estable en escuelas, consultorios y casas del médico de la familia, círculos sociales, salas de vídeo y policlínicos rurales energizados con sistemas fotovoltaicos.

¿Cómo saber más?
Las palabras no logran transmitir la sencillez, utilidad y versatilidad de la bomba de soga, porque existen diferentes modelos de bomba de soga, en dependencia del tipo de pozo donde se instale y su uso.

La bomba de soga llega a Cuba en 1992, mediante el CITA, del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH), ubicado en la ciudad de Camagüey. Con anterioridad, se reportaba su empleo en Centroamérica, fundamentalmente en Nicaragua, El Salvador y Guatemala.

Bastaron algunos talleres y seminarios para que en los centros provinciales de perforación y construcción del INRH, las delegaciones provinciales de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), fundamentalmente la de Holguín, y la Fábrica de Implementos Agrícolas 26 de Julio, de Bayamo, entre otras entidades, se apropiaran de esta tecnología y posibilitaran su uso en todo el país, aunque con mayor impacto en la región oriental, donde ya funcionan más de 3 000 bombas de soga, con el total beneplácito de la población beneficiada. Es útil insistir en que por su fácil diseño, la bomba de soga permite su construcción por los propios usuarios, como lo demostraron diversos colectivos y personas de las provincias de Guantánamo, Holguín y Granma.  



Fig.18. El campesino cubano rápidamente se apropió de esta tecnología popular para el abasto de agua.

La bibliografía aportada permitirá a los interesados profundizar en el cálculo y el diseño de la bomba de soga, que ya se incorpora al patrimonio tecnológico del país, para uso de proyectistas y técnicos vinculados con la problemática del abastecimiento de agua.

En el camino del Sol
Si convenimos en que una tecnología apropiada es aquella que mejor se adapta a las condiciones de una situación dada, y cuya aplicación es compatible con los recursos humanos, financieros, materiales y medioambientales con que se dispone, entonces es indudable que la bomba de soga supera el confuso mecanismo de la transferencia de tecnología Norte-Sur, para erguirse como un desafío de la tecnología popular, con todas las credenciales de una tecnología apropiada para el Norte y el Sur.

El hombre siempre buscó el agua y estableció sus asientos cerca de ella, porque todos los caminos llevan al agua; pero los caminos han de ser también sustentables, y permitirnos llegar a todas las aguas bajo el influjo del Sol. Y para eso urge concebir y utilizar tecnologías ecológicas nobles como la bomba de soga.

Bibliografía
Bérriz, L.; D. Sosa; A. Núñez y Bérriz, B. La bomba eólica de cuerda, en Eco Solar. (0): 1, jun., 1996.
Centro Integrado de Tecnología Apropiada. Bomba solar. Camagüey: Eds. CITA, 1997.
Centro Integrado de Tecnología Apropiada. Bomba de soga BSM C-6. Manual de montaje, instalación, explotación y mantenimiento. Camagüey: Eds. CITA, 2001.
Montecinos, A. Bomba de soga. Camagüey: Eds. CITA, 1997.
Montecinos A. y L. Gallardo. Tecnologías apropiadas para el abasto de agua. Especificaciones técnicas. Camagüey: Eds. CITA, 1998.
Van Hemert, B.; O. Solís; J. Haemhouts y O. Amador. La bomba de mecate. El desafío de la tecnología popular. Nicaragua: Ed. Enlace, 1991.