PROGRAMA DE DESARROLLO DE LAS FUENTES NACIONALES DE ENERGIA

PROGRAMA DE ENERGIA

Acerca de este programa

Introducción

Aspectos más relevantes

Principales acciones

ANALISIS POR FUENTE

Eficiencia Energética

Petróleo, gas y asfaltita

Agroindustria azucarera

Hidroenergía

Biomasas no cañeras

Turba

Biogás

Energía Solar y Eólica

SOLUCIONES ENERGETICAS

Soluciones energéticas

Generación eléctrica

Cocción de alimentos

Transporte

Construcción

Riego

Acueductos

Escuelas, consultorios...

Pastoreo racional

ANEXO

Glosario

BIOGAS

El potencial de biogás en las condiciones actuales está en el orden de 152 mil toneladas de combustible convencional por año, proveniente de unos 78 millones de m3 aL año de vertimientos y biodegradables que constituyen hoy en día, en su conjunto, una de las principales fuentes de descontaminación del país.

Adicionalmente a su beneficio energético por la producción de biogás, el tratamiento de estos vertimientos tienen un efecto inmediato en la descontaminación y significan una producción adicional de biofertilizante rico en potasio y activo como mejorador de suelos.

El biogás para cocinar es una de las formas más baratas y eficientes de asegurar este servicio, además de que su uso puede atenuar la deforestación derivada del empleo indiscriminado de la leña y el carbón.

En la primera etapa el uso del biogás deberá ser considerado y según las posibilidades aplicado, en las instalaciones de alimentación social de los centrales azucareros, destilerías de alcohol y fábricas de levaduras, a partir de sus cachazas y mostos. Con este residual podrían cocinar también todas aquellas instalaciones que se encuentren a una distancia razonable, ampliándose con ello su posible uso a comedores de campamentos agrícolas, brigadas de la construcción, escuelas en el campo, unidades militares y otros.

Los residuales porcinos y vacunos podrán igualmente emplearse para la producción de biogás con destino a la cocción de alimentos en comedores de los propios centros y en las casas de los vaqueros aledañas.

Un estudio detallado de esta aplicación por parte de los organismos y territorios, en los casi 20 000 comedores existentes, debe ser una tarea a cumplir de inmediato, para asegurar la posibilidad de su progresiva generalización.

La factibilidad económica de su uso depende igualmente de disponer de soluciones constructivas con materiales locales y que sean amortizables en un plazo entre dos y tres años, tarea a acometer por las empresas de proyectos. Esto significaría elaborar proyectos en los que el costo por m3 de digestor fluctúe entre 45 y 90 pesos, es decir, un valor de 2400 - 5600 pesos para un digestor que solucione la cocción de alimentos de unos 100 comensales.

En un estudio preliminar, la incorporación de los primeros 1600 digestores para comedores, con una capacidad entre 30 -100 m3, aportaría unas 10 000 toneladas de combustible convencional por año.

En la actualidad se estudia el aprovechamiento del biogás en el vertedero sanitario de la calle 100, con destino al sistema de gas manufacturado de la capital.

En la segunda etapa, con el propósito de adquirir experiencia en plantas de 20 mil o más m3 diarios, se considera la construcción de plantas de esa escala en los centrales azucareros Heriberto Duquesne, Australia y Marcelo Salado y en la destilería José Antonio Echeverria.

Más adelante, con vistas a emplear el grueso del potencial de biogás, se continuaría la construcción de plantas de ese tipo en las destilerías de los ministerios del Azúcar y de la Industria Alimenticia, en los centrales azucareros, papeleras y fábricas de levadura torula.



 
Copyright Cubasolar
WEBMASTER: redsolar@cubasolar.cu