PROGRAMA DE DESARROLLO DE LAS FUENTES NACIONALES DE ENERGIA

PROGRAMA DE ENERGIA

Acerca de este programa

Introducción

Aspectos más relevantes

Principales acciones

ANALISIS POR FUENTE

Eficiencia Energética

Petróleo, gas y asfaltita

Agroindustria azucarera

Hidroenergía

Biomasas no cañeras

Turba

Biogás

Energía Solar y Eólica

SOLUCIONES ENERGETICAS

Soluciones energéticas

Generación eléctrica

Cocción de alimentos

Transporte

Construcción

Riego

Acueductos

Escuelas, consultorios...

Pastoreo racional

ANEXO

Glosario

GENERACION DE ELECTRICIDAD

En 1992 el 43% de los combustibles derivados del petróleo que consumió el país se destinó a la generación de electricidad, por lo que constituye uno de los principales objetivos del aseguramiento energético en razón a lo difundido de su uso, su versatilidad y su decisiva influencia en el desarrollo de la economía y el bienestar de la población.

La factibilidad de convertir en electricidad las fuentes energéticas nacionales y la existencia de un fuerte Sistema Electroenergético que llega prácticamente a todos los rincones del país, posibilitan el mayor aprovechamiento de dichas fuentes.

Las acciones previstas están dirigidas a sustituir al máximo posible los combustibles importados en la generación y llegar a estar en condiciones de generar un nivel de electricidad similar al de 1989.

Para este objetivo será necesario:

  • La aplicación de medidas de eficiencia en la generación, distribución y uso final de la electricidad.

  • La máxima explotación económica de las capacidades actuales de la Industria Eléctrica empleando crudo nacional, Varamulsión y petróleo combustible extrapesado.

  • El desarrollo de la generación en la Industria Azucarera mediante el máximo a rovechamiento del bagazo y los residuos agrícolas cañeros.

En función de utilizar todas las opciones disponibles, se deberán explotar al máximo posible los pequeños turbos instalados en las industrias.

No se incluye en este análisis lo que podría derivarse de la posible terminación y puesta en marcha de la Central Electronuclear.

Dentro de estas acciones generales corresponde a la Industria Eléctrica:

  • Recuperar los niveles de disponibilidad de las centrales termoeléctricas alcanzados en la década del 80.

  • Preparar las unidades generadoras para quemar no menos de 1,4 millones de toneladas de crudo nacional (incluida la Varamulsión) y 1,1 de petróleo combustible extrapesado.

  • Adecuar los mantenimientos de las centrales termoeléctricas a las características de los combustibles que se emplearán.

  • Realizar las investigaciones sobre los métodos para disminuir los efectos nocivos del empleo de combustibles de alto contenido de azufre y aplicar sus resultados.

Adicionalmente, esta industria mantendrá y en lo posible reforzará las medidas técnico-organizativas que permitan disminuir las perdidas en el Sistema Electroenergético, así como de conjunto con el Ministerio de la Construcción, continuará las obras de las unidades No. 3 de la termoeléctrica del Este de La Habana y la No. 1 de Felton, con las adaptaciones que permitan quemar Varamulsión en esta última.


PRINCIPALES FUENTES DE GENERACION DE ENERGIA ELECTRICA
-1992-

Al término de la primera etapa la Industria Azucarera disminuirá su desbalance eléctrico a unos 200 GWh, sobre la base de:

  • Incrementar el índice de explotación promedio de los turbogeneradores a no menos del 75%, mediante la aplicación de acciones concretas por cada central, dirigidas a la mas eficiente utilización de esas instalaciones y a la disminución de sus consumos de electricidad.

  • Cumplir el programa de sincronización de los ingenios y terminar el montaje de los 42 turbos disponibles.

  • Mantener la aplicación de medidas de ahorro en los consumos de electricidad.

En la segunda etapa la Industria Eléctrica deberá adecuar tecnológicamente las unidades de generación que se requieran para quemar eficientemente todo el crudo nacional destinado a este fin.

También se perfeccionará la operación del Sistema Electroenergético, se llevarán sus pérdidas al mínimo técnico y se podría dar terminación a la 2da. unidad de la CTE de Felton, que cuenta prácticamente con todos los suministros.

En una segunda etapa la Industria Azucarera dispondría de un potencial de entrega neta anual al Sistema Electroenergético de unos 300 GWh, para lo cual mantendrá los trabajos para el incremento de la eficiencia energética en la generación y uso del vapor y continuará elevando el aprovechamiento de las unidades existentes; de conjunto con el Ministerio de la Industria Básica trabajará en la instalación de 8 unidades de generación actualmente inactivas en la Industria Eléctrica y en la posible generación en las unidades de condensación-extracción también fuera del periodo de zafra.

En cuanto a los recursos externos para la Industria Eléctrica, será necesario restituir en lo posible la asignación anual para el mantenimiento a centrales termoeléctricas incluidas las unidades que usan crudo nacional, a fin de restablecer su disponibilidad técnica, en la actualidad fuertemente afectada, y para mantener la vitalidad y disminuir las pérdidas en las redes eléctricas; así como para la modificación y completamiento de las instalaciones para la manipulación y consumo del petróleo crudo, la Varamulsión y el petróleo combustible extrapesado.

En la Industria Azucarera se requerirá asímismo disponer de recursos para la reubicación de 14 turbos, conversión de 33 turbos de 1,5 MW a 3 MW de capacidad, instalar 8 turbos del Ministerio de la Industria Básica inactivos con una capacidad total de 34,5 MW y modernizar 25 a 30 calderas anuales que requieren reposición, así como de los turbo-generadores correspondientes y la elevación de la eficiencia de los esquemas de consumo de vapor.

En la perspectiva, con el mayor aprovechamiento posible de los recursos energéticos nacionales, la Industria Eléctrica junto a una participación creciente de la Industria Azucarera, estarán en condiciones de generar la electricidad que requiera la economía, sobre la base de:

  • Mantener altos índices de disponibilidad de las centrales termoeléctricas, principalmente en aquellas que utilicen crudo nacional y estén en capacidad de quemar todas elas cantidades de estos combustibles que se les asignen.

  • Continuar el perfeccionamiento de la operación con los combustibles nacionales de alto contenido de azufre y alta viscosidad en las unidades termoeléctricas, introduciendo las tecnologías necesarias en cada caso.

  • Continuar elevando en la Industria Azucarera la generación de electricidad a partir del máximo aprovechamiento posible del bagazo y los residuos agrícolas cañeros, así como su eficiencia energética general, hasta alcanzar los más altos indices logrables, para lo cual deberá:

  • Alcanzar la máxima integración con el Sistema Electroenergético Nacional.

  • Mantener el mayor aprovechamiento de las unidades instaladas durante el periodo de zafra y continuar el desarrollo de la operacion más económica fuera de zafra de las unidades generadoras con esta posibilidad.

  • De acuerdo a los resultados de los estudios de factibilidad, trasladar las unidades de condensación-extracción de 50 MW y menores actualnzente inactivas en la Industria Eléctrica.

Además, en función de los resultados de su desarrollo y cuando lo permitan las condiciones de financiamiento, iniciará la introducción a escala industrial de las tecnologías de gasificación de biomasa. Por último, sera necesario mantener la investigación sobre otras tecnologías con prometedoras perspectivas para el aprovechamiento energético de los residuos azucareros.

 



 
Copyright Cubasolar
WEBMASTER: redsolar@cubasolar.cu